viernes, 13 de noviembre de 2009

Acto de banderillas: ¡¡Basta ya a las corridas de toros¡¡

Al igual que en España, México y Colombia, este 14 de noviembre, los defensores de los animales peruanos protestarán desnudos contra las corridas de toros.
* “Acto de banderillas” se realizará el 14 de noviembre en el Parque Kennedy de Miraflores.
* Carlos Carlín encabezará performance organizada por la Asociación Unidos por los Animales y la Agrupación para la Defensa Etica de los Animales.

Vistiendo solamente un bóxer de color negro, cuarenta personas que rechazan las corridas de toros serán parte del llamado “Acto de Banderillas”, donde simularán ser toros con banderillas clavadas en la espalda y heridas sangrantes.

Carlos Carlín, conocido actor y conductor, estará presente en el Acto de Banderillas como vocero del movimiento antitaurino en nuestro país. Hace unas semanas, Carlín grabó un video contra las corridas de toros donde describe la tortura a la que es sometido el animal antes, durante y después de ingresar al ruedo.
También se hará presente el cantautor Orlando Belis quien interpretará una canción de su autoría sobre el tema además de otras figuras reconocidas.

La finalidad de la performance “Corridas de toros Basta ya!” es concientizar a la población sobre la crueldad con la que son tratados los toros en una corrida y mostrar a la opinión pública el rechazo mayoritario que existe hacia un acto absurdo en contra del cual está un 73% de limeños según una reciente encuesta de la Universidad de Lima. Esta cifra coincide con un sondeo previo realizado por Datum a nivel nacional que arrojó un 68% de peruanos en contra de las corridas de toros.

Este acto ha venido realizándose con gran éxito en España, Francia, Colombia y, por primera vez llega al Perú, como parte de la campaña latinoamericana Corridas de Toros Basta Ya!, un esfuerzo conjunto de varios países latinoamericanos por acabar con esta cruel tradición. Cabe resaltar que se cuenta con la autorización municipal para realizar este acto. Se convoca a todas las personas que quieran ser parte de esta manifestación pacífica a acompañarnos vistiendo un polo blanco.

Invitamos a la prensa a ser testigos de esta impresionante y polémica performance antitaurina que se llevará a cabo por primera vez en nuestro país. El acto se iniciará a la 1:00pm. y culminará a las 2:00pm.

UPA - Unidos por los Animales http://www.unidosporlosanimales.org/
ADEA - Agrupación para la Defensa Ética de los Animales
Latinoamérica por los Animales – http://www.animaleslatinoamerica.org/
Contacto: Israel Guzman 945307101 limabanderillas@gmail.com

video

jueves, 12 de noviembre de 2009

Parte 1. Cómo se engancha y cobra un lobbista en el Perú

Desde la sección "Exclusivo para la Web" de Semana Económica, el informe especial, compuesto por cinco entregas, escrito por el periodista de investigación Pablo O´Brien, sobre el controvertido caso de los "petroaudios". Estos informes contienen información detallada y documentada de esta crónica de corrupción y tráfico de influencias que terminó con un gabinete ministerial, y cuyas consecuencias y efectos sobre el clima de negocios del Perú no terminan todavía de dilucidarse.
Aquí la primera entrega:
Parte 1. Cómo se engancha y cobra un lobbista en el Perú
Por Pablo O'Brien

El miércoles 10 de setiembre del 2008, luego de que Perupetro anunciara que el consorcio Petroperú-Discover obtuvo la concesión de cinco de los siete lotes que había solicitado para explorar la existencia de hidrocarburos, el ex ministro aprista, Rómulo León Alegría, sonreía complacido al abogado y vicepresidente de Perupetro, Alberto Quimper; al presidente de Petroperú, César Gutiérrez; al directivo de la petrolera noruega PetroMarker, Mario Díaz Lugo; a la traductora Lily Lemasters; y al representante de Discover Petroleum International (DPI) en el Perú, Ernesto Arias Schreiber. La ya célebre
fotografía del instante es más que elocuente. Además de tales personajes, se hallaban no menos jubilosos los directivos de DPI, Jostein K. Kjerstad y Morten Tiedmann, quienes arribaron al país para la apertura de sobres.
La noche de aquel día, según testigos presenciales, León Alegría y los noruegos celebraron el acontecimiento ruidosamente en el bar inglés del Country Club Lima Hotel, luego de almorzar en el Club Nacional. Algunos intrigados espectadores se preguntaban: “¿Por qué se le ve tan emocionado al ex ministro aprista y por qué es tan calurosamente felicitado por el éxito de DPI?”.
Como hoy se sabe, León Alegría fue el lazarillo y ángel guardián de DPI en el Perú. Gracias a su contratación como “consultor”
, los noruegos lograron reunirse con buena parte de la plana mayor de Petroperú, Perupetro y el Ministerio de Energía y Minas (MEM), e incluso los ayudó a concretar varios encuentros con el entonces primer ministro Jorge Del Castillo y una cita con el mismísimo presidente de la República, Alan García.
De no ser por la intervención de León Alegría, la relativamente desconocida petrolera noruega no hubiese podido asociarse con la estatal Petroperú, suceso que fue decisivo para que pudiese calificar como postor en la futura explotación de cuatro lotes ubicados en el zócalo continental: Z-50 (frente a Lima); Z-53, Z-54 y Z-55 (frente a Pisco), y uno, el 157, en la selva de Madre Dios, al sureste de la zona de Camisea
.
Pero antes de llegar a este punto, mucha agua -no precisamente limpia sino más bien turbia (trámites, tráfico de influencias, pagos irregulares y negociaciones indebidas)- corrió bajo el puente.

Contacto en Madrid
Este episodio se empezó a escribir en Madrid. Por casualidades del destino, el mexicano Mario Díaz Lugo, representante de diversas empresas relacionadas con el sector energético, se hallaba en Madrid entre setiembre y octubre del 2007. De acuerdo a sus abogados defensores, Díaz Lugo era amigo de uno de los socios del Estudio Garrigues, quizá el bufete de abogados más importante de habla hispana y uno de los más grandes de Europa. Mientras el mexicano conversaba con este amigo, le comentó que acababa de firmar un acuerdo para representar en toda América Latina a una empresa noruega llamada PetroMarker –compañía vinculada a DPI-, la cual había desarrollado un sistema para efectuar prospecciones petroleras en aguas profundas patentado como Geoprobe. El abogado le mencionó que tenía un cliente dominicano con experiencia petrolera que estaba realizando inversiones en el Perú. Este cliente era nada menos que Rafael Fortunato Canaán.
En una primera reunión concertada por el abogado, Canaán le contó a Díaz Lugo que tenía excelentes contactos en el Perú y que este país estaba ingresando a una nueva fase de exploración en hidrocarburos que presentaba enormes oportunidades.
Además de representar a PetroMarker, Díaz Lugo también vendía la tecnología de refinación japonesa Kurata, que servía para procesar petróleo pesado, como el que existe en la selva norte del país. El dominicano quedó fascinado e inmediatamente prometió ofrecerlas en el Perú. Así, casi sin querer, empezó el negocio
que los inmortalizaría un año después cuando se revelaran los “petroaudios”.
Dicho sea de paso, Canaán, un empresario dedicado a la construcción y equipamiento de hospitales, no era ningún neófito en temas petroleros. En la década del ochenta había sido representante de “Las Mercedes”, una importante petrolera venezolana.

Peggy Cabral y el Country
Antes de su primer encuentro con Díaz Lugo, Canaán ya tenía claro que el Perú era un buen destino para incrementar su fortuna. La suite presidencial 357 del Country Club Lima Hotel se convirtió en su segunda residencia y en escenario de sus encuentros empresariales.
Por esa época (alrededor de junio del 2007) conoció a Rómulo León Alegría, justamente en el Hotel Country. Dimas Concha, experto en marketing electoral y asesor de Luciana León, los presentó. Concha había vivido mucho tiempo en República Dominicana y allí se había hecho amigo de la política y periodista dominicana Peggy Cabral. Fue a través de Cabral que Canaán conoció al ex premier Jorge Del Castillo, como éste ha reconocido. Cabral también conocía a Alan García, a quien le había hecho un reportaje y una entrevista cuando era candidato en las elecciones del 2006.
Cabral aparentemente trabajaba para Canaán, pues en la computadora de León Alegría se han encontrado correos y cartas que el dominicano le enviaba a ella dándole órdenes e instrucciones estrictas. Él, además, le pagaba los pasajes y el alojamiento en el Hotel Country.
De acuerdo a la versión de Dimas Concha y del propio León Alegría, el primer encuentro entre éste y el empresario dominicano fue fortuito. León Alegría deseaba despedirse de Peggy Cabral y, al llegar al Hotel Country donde estaba alojada, halló a la política conversando en un apartado del restaurante con Canaán. Tras las presentaciones de rigor, León Alegría le ofreció al dominicano un proyecto que entonces le quitaba el sueño: una mina de oro en Cusco: Albagold. Este negocio no sedujo al dominicano, que estaba más interesado en invertir en infraestructura, pero sí quedó impresionado por la facilidad de palabra de León Alegría y el alarde que hizo de sus nexos y contactos al interior del gobierno, por lo cual Canaán decidió contratarlo.
El trato se cerró de inmediato. A cambio de un sueldo de US$5,000 mensuales más los gastos de oficina y otros, León Alegría se comprometía a sacar citas con los ministros y funcionarios del más alto nivel que pudieren otorgarle a la empresa constructora de Canaán las obras públicas que apetecía (hospitales, cárceles, entre otras).

Los pagos a Rómulo
El 6 de julio del 2007, la primera transferencia con los mencionados honorarios fue depositada en la cuenta del ex ministro de pesquería
. Para octubre, León Alegría había montado una oficina completa, contratado ingenieros y abogados y gastaba US$4,500 en gastos especiales (las tristemente célebres “aceitadas”). Además, estaba comprando una camioneta por la que había pagado US$20,000 de adelanto y cuotas de US$5,000 mensuales.
Para febrero, los gastos se seguían incrementando. La operación del Perú le costaba a Canaán US$20,000 mensuales. Aparte de los US$5,000 que cobraba León Alegría, resaltan los US$3,000 que se pagaban a diversos asesores del Ministerio de Salud, entre los que estaba el jefe de infraestructura, Luis Sifuentes
.
Según confesión del propio León Alegría en un célebre “petroaudio”, mensualmente Canaán le depositaba entre US$8,000 y US$15,000 mensuales que no sólo fueron para “aceitar” a los funcionarios públicos que les brindaban facilidades, sino también para su peculio.

“¿Qué cosa hay que hacer en este caso para limpiar?”
Audio de aproximadamente mayo del 2008Rómulo León Alegría (RLA): Oye Bieto, durante todo un año he recibido del hijo de puta de [Fortunato] Canaán una cantidad de dinero con la cual hemos estado pagando una serie de gastos. Esa plata entraba a mi cuenta corriente.
Alberto Quimper (AQ): ¿Qué has firmado?
RLA: ¿Qué significa en términos tributarios?
AQ: ¿Qué has firmado tú?
RLA: No he firmado nada, hermano, sólo entraba a mi cuenta corriente y la Sunat puede rastrear eso.
AQ: No, no. ¿Ha sido cuánto? ¿Cien mil, doscientos mil [dólares]?
RLA: Sí, más o menos cien mil en un año.
AQ: No ha debido entrar a tu cuenta corriente.
RLA: Sí, pues, pero así me he jodido, pues. Yo por hacerle el favor a este hijo de puta [Canaán] y éste me pagando mal (sic). ¿Qué cosa hay que hacer en ese caso para limpiar? ¿Dirigirme a la Sunat? ¿Decirles algo?
AQ: No, no digas nada.
RLA: ¿Espero que me notifiquen?
AQ: Espera a que te notifiquen. Eso puede ser.
RLA: Es que han llegado en entregas mensuales.
AQ: ¿De la misma cantidad?RLA: Más o menos. A veces doce, a veces nueve, otras cinco, otras diez. Dependiendo de a quién había que “aceitar”. ¿No?
AQ: Vamos a ver cómo justificamos eso. (…). Hay que darle el carácter de un préstamo que te ha hecho Canaán a ti. Firmamos un contrato, pues.
RLA: Ojalá que lo quiera firmar este hijo de puta.
AQ: Le hablamos, pues. Le hablamos y [le damos] el carácter de préstamo ¿Ya?
El dominicano estaba dispuesto, pues, a amortizar esas cantidades a cambio de tener acceso directo a ministros y altos funcionarios, para así obtener información privilegiada e influir en las bases de las licitaciones en las que estaba interesado.
Gracias a Peggy Cabral y León Alegría, los viajes de Canaán a Lima no fueron infructuosos. Pronto contó con una envidiable red de contactos en las altas esferas del Poder Ejecutivo
.
A la hoy famosa suite presidencial 357 del Hotel Country acudió buena parte del Consejo de Ministros de entonces, varios funcionarios clave dentro de ciertos despachos, presidentes de organismos públicos (como se verá en el Capítulo II que se publicará mañana), diversas personalidades y, por las noches, según se desprende de los correos electrónicos hallados en la computadora del ex ministro aprista, una célebre vedette.
En febrero, cuando el negocio petrolero entró en ebullición, León Alegría llamó a Alberto Quimper o, simplemente, “Bieto”. Conocido abogado tributarista, Quimper era famoso por sus excelentes amistades en la clase política y entre los miembros del Poder Judicial. Entre los clientes más célebres que se le atribuyen destacan el actual presidente de la República, Alan García, la ex primera dama, Eliane Karp, y Adam Pollack.
“Bieto” fue “reclutado” por el hoy encarcelado ex ministro a finales de enero del 2008. En uno de los “petroaudios” (1 febrero), Rómulo asegura: “Anoche invité a comer al Dr. Alberto Quimper y él me ha dado su palabra que como vicepresidente de Perupetro, él nos consigue los lotes.
La salida del dominicano
Tras cuatro meses en los que Fortunato Canaán, Rómulo León Alegría y Alberto Químper movieron todas sus influencias y contactos (ver siguientes entregas) para hacerse de las concesiones petroleras que le interesaban a DPI, el triunvirato se partió y el dominicano fue apartado.
La última gran jugada que hizo Canaán fue conseguir que el presidente Alan García se entreviste con el presidente de DPI, Jostein K. Kjerstad. El 26 de abril del 2008 se produjo una cita en Palacio de Gobierno. Canaán, Mario Díaz Lugo y Kjerstad pudieron intercambiar comentarios con el presidente de la República.
Luego de esta reunión, las diferencias se tornaron patentes. Conforme han declarado Díaz Lugo y Kjerstad ante el juez Jorge Barreto, el estilo de Canaán les disgustó profundamente. Al ejecutivo noruego le molestaron sus maneras, la “charlatanería” y la excentricidad. Según cuenta uno de sus abogados defensores, a Kjerstad le pareció fuera de lugar que Canaán lo recibiera recién levantado en bata de seda en la suite del Hotel Country. Pero lo que más le desagradó fue la forma despectiva con la que trató a uno de los ingenieros mexicanos que había llegado a Lima para explicar en qué consistía la tecnología de PetroMarker.
Fue allí que Kjerstad decidió prescindir de Canaán. Tal situación originó una tremenda pelea, con amenazas de demandas incluidas. El dominicano responsabilizó directamente a León Alegría de su situación y lo despidió luego de acusarlo de desleal.
“Sí, quiero dejar en claro que estoy muy mortificado y apenado porque me hayas dicho que yo he sido desleal contigo. Primero, me lo dijiste en tu viaje anterior, luego que hablaras con Mauricio Mulder, refiriéndote a nuestro proyecto hospitalario, te pedí explicación sobre ello y ofreciste dármela antes de partir o vía telefónica desde Santo Domingo. No lo hiciste. Ahora, me dices que te refieres al tema petrolero. Espero que el lunes me aclares el asunto, pero desde ya te digo que jamás moví un dedo contra ti frente a Mario (Díaz Lugo) o a Jostein (Kjerstad), o hice algo que signifique perjudicar tus intereses con relación a ellos”, le aseguró León Alegría a Canaán en una carta del 14 mayo
.
Lo cierto es que, para esas alturas, León Alegría ya trabajaba para los noruegos directamente. Antes de partir para México en los primeros días de mayo del 2008, Díaz Lugo llamó al ex ministro, se reunió con él en la Tiendecita Blanca y le propuso reemplazar a Canaán. De acuerdo a la versión del mexicano, León Alegría aceptó inmediatamente. Este último, en cambio, manifestó que se negó en un principio por ética, pero que luego accedió por la insistencia de los noruegos y por supuestos maltratos que sufrió de Canaán.

El contrato con los noruegos

Aceptado el encargo, León Alegría empezó a negociar sus honorarios y los de sus colaboradores. Así se desprende de un audio con Mario Díaz Lugo.
“Tú ya has trabajado y has demostrado tu valor”
Audio del 7 de mayo del 2008Mario Díaz Lugo (MDL): Mira, yo creo aquí que lo que tú tienes que hacer es que veamos cuáles son sus necesidades. Obviamente, un salario y ver las necesidades más inmediatas para gastos y eso, ¿no? Tiene que haber unos honorarios para ustedes, para que ustedes puedan disfrutar y puedan trabajar más adecuadamente. Pero a la vez también una cuenta de gastos.
Rómulo León Alegría (RLA): Sí, eso sí tiene que haber también para irnos instalando, armando la oficina, bueno tú…
MDL: Eso sí, necesito que tú nos hagas un presupuesto. Eso no te lo podría decir yo desde aquí. Tú sabes, los costos… Necesitamos oficina, todo lo que ustedes vayan viendo.
RLA: Mientras tanto, Mario, yo no tengo ningún inconveniente en usar mi oficina.
MDL: Eso tiene un costo. Tú ves eso, tienes que decirnos: “esto va a costar tanto”. Jostein está… no hay problemas, tú ya has trabajado y has demostrado tu valor, entonces ya debes de ser recompensado.
RLA: Y también hay que pensar en Quimper. Él siempre me pregunta…
MDL: Entonces te sugiero que tú mandes algo, un estimado más de los gastos y luego tenemos una conversación telefónica para sugerirle un salario a Jostein una vez que me digas quiénes van a formar parte de esto, ¿no?
De esta negociación, León Alegría no sólo aseguró su trabajo, sino que logró triplicar el sueldo que recibía de Canaán (US$5,000). Según el contrato que firmó el 3 de junio del 2008 con DPI, dicha compañía se comprometió a pagarle US$15,000 mensuales a cambio de sus consejos, asistencia, consultoría y representación en general. Además, se le abonarían otros gastos que no superarían los US$5,000.
El ex ministro también obtuvo que se le pagara a algunos colaboradores suyos: US$4,000 mensuales a Hugo Casuso (su primo), como ingeniero, y a Lily Lemasters US$1,500 mensuales como traductora. En total, León Alegría recibió por lo menos US$63,900 de junio a setiembre del 2008.
Como el propio contrato especificaba, debía lograr que se le conceda el lote 56 (un error evidente, pues ese lote está en manos del Consorcio Camisea). En realidad se refería al lote Kugarakori - Nahua – Nanti (lote 157), que tenía buenas posibilidades de tener gas pero que estaba ubicado dentro de la Reserva Natural de Tampopata-Candamo
.
A pesar de los esfuerzos de León Alegría por que se nombrara a su hijo representante formal de DPI, pronto entendió que era mejor que otra persona apareciera dando la cara. Además, los noruegos preferían a un abogado para ese puesto.
De acuerdo con los abogados defensores de los funcionarios de Discover, en un principio pensaban contratar a Alberto Quimper, a quien había conocido Kjerstad durante su primera visita al país. Fue entonces que se le indicó que “Bieto” estaba impedido por ser director de Perupetro. Por esta razón, le ex ministro propuso a Ernesto Arias Schreiber para que asuma esta función, quien había sido sugerido por el propio Quimper. Como consta en Registros Públicos, Arias Schreiber es hasta hoy mandatario de la empresa noruega.

Por tales servicios, DPI abonó US$10,000: la mitad para Arias Schereiber y la otra para Alberto Quimper, como confirman los audios. León Alegría también cobró lo suyo.
“Cinco para Arias [Schreiber] y cinco para mí”
Audio de mediados de mayo del 2008Rómulo León Alegría (RLA): (…). Hablé con Mario y le dije que no quería pecar por exceso, pero tampoco por omisión… pero que me diera algunas pautas para los honorarios del abogado y tal, y me dijo: “¿qué han conversado ustedes?” Le dije: “fíjate, nosotros… como tú conoces los detalles que no los voy a repetir, le dije: 50 – 50. Diez mil.” Y me dijo: “ponlo, ponlo”.
Alberto Quimper (AQ): Es poco hermano, ¡ah!RLA: No, pues, hermano siete mil quinientos iba a ser.
AQ: ¿A qué le llamas 50 - 50?RLA: Tú me dijiste cinco mil.
AQ: Está bien, cinco mil.RLA: Por eso, 50 – 50. Diez, pues.
AQ: Ya, está bien.RLA: Eso me dijo: “ponlo y envíala así si te hacen una contraoferta ya la discutimos en su momento. Pero ponlo así”. Por eso quiero que sepas que está yendo con diez.
AQ: Cinco para Arias [Schreiber] y cinco para mí. Ahora yo prefiero que un abogado de mi estudio gire los recibos y no Arias, porque Arias me va a pelar el 30%.
RLA: No, le voy a poner aparte los impuestos.
AQ: Ah, tú pones a pasarte los impuestos.
RLA: Claro, más los impuestos correspondientes.

Asegurados sus honorarios, Quimper, Arias Schreiber y León Alegría se concentraron en buscarle un socio adecuado a DPI. Sabían que ésa era la única fórmula que tenía para ganar. Así, mientras Canaán seguía amenazando con demandas, juicios y boicots, León Alegría continuó cabildeando, pero esta vez usando a Arias Schreiber como espolón de proa. Dejó entonces de reportar a Canaán para hacerlo ahora con Díaz Lugo.
Quimper, en tanto, no sólo trabajaba como vicepresidente de Perupetro, sino que abiertamente daba su consejo a León Alegría y asesoraba legalmente a los noruegos. El 10 de junio, por ejemplo, le dirige a Kjerstad un largo informe explicándole las particularidades del sistema tributario nacional. Por este análisis habría recibido US$2,000. De hecho, la auditoría que la propia DPI le encargara a Ernst & Young así lo asegura.
Según este documento, el abogado habría recibido unos US$12,000 de forma indirecta, pues habría sido Arias Schreiber quien le entregó el dinero. El propio representante legal de DPI también fue remunerado: US$76,637 le fueron abonados por los noruegos en contraprestación por sus servicios
.
Fue así como los lobbistas ocasionales lograron engancharse a este negocio petrolero y cobrar jugosos honorarios por “aceitar” el engranaje estatal para eliminar cualquier escollo en el camino. En total, Rómulo León Alegría recibió cerca de US$200,000 (US$120,000 de Canaán y unos US$63,000 de DPI) por las “gestiones” efectuadas. La entrega de mañana analizará cuán sencillo fue para León Alegría y Quimper llegar a las más altas esferas de poder para impulsar los intereses de DPI y los suyos.